Siguenos en

Amateur

Oscar Olvera: el Genio del futbol que nació en Neza, fue ídolo en Perú y sigue triunfando en el futbol amateur

Oscar Hugo Olvera Martínez, nació en ciudad Neza un primero de octubre de 1974 y desde pequeño heredó el amor al futbol de su papá, el señor Hugo Olvera Hernández, que lo llevó a dar sus primeros tiros con la pelota muy cerca de su casa, en las canchas de tierra de la región, de niño jugó en el barrio de ciudad Neza con los equipos de Agua Azul, Escuadra Azul y Santos, su talento no tardó a llamar la atención de entrenadores y a muy temprana edad fue invitado a participar con el club “La Herradura”, que entrenaba y jugaba por ciudad satélite para jugar sus primeros torneos fuera de su municipio.

“Me invitaron a jugar y me becaron, porque éramos de escasos recursos y no podíamos pagar el club”, comentó Olvera.

A los 13 años Oscar fue invitado por un amigo del barrio a participar en un equipo de la policía, dirigido por el Prof. Zamora, un ex jugador del América y Puebla que notó de inmediato el talento del zurdo de ciudad Neza.

“Llegamos a probarnos a Puebla con el profesor Bernadino Brambila (QEPD), y el profesor Moy Camacho, fuimos diez jugadores y sólo me quedé yo, el prof. Moy Camacho me seleccionó y me dio la oportunidad de pertenecer a la conocida “central de reservas”, a los 15 años empecé a entrenar de manera profesional, entrenando a diario.

De los 15 a los 18 años Olvera estuvo en central de reservas y de los 18 a los 20 años formó parte de las reservas del Puebla, dónde quedaron campeones del torneo con Ernesto de la Rosa y Luis Miguel García cómo los entrenadores de este proyecto, después de un gran torneo el destacado entrenador uruguayo Aníbal “El Maño” Ruíz , lo llamó a entrenar con el primer equipo y un año después dio la oportunidad de oro que cualquier futbolista sueña, debutar en la primera división del futbol mexicano.

A los 21 años tuve lo que siempre soñó y se preparó para ello, su debut en primera división y comenta que siempre estará agradecido con el entrenador que confió en él: ” Seré eternamente agradecido con el prof. “Maño” Ruiz (QEPD), me dio la oportunidad de hacer mi sueño realidad”.

Pero la vida de un futbolista tiene momentos agridulces, ya que después de casi dos años y teniendo participación en algunos partidos del Puebla, Oscar Olvera sufrió una fuerte lesión en un partido contra Tecos que casi le retira del futbol.

“Fue una noche muy especial porque metí mi primer gol cómo profesional y dí un gran partido y desafortunadamente en una jugada frente a Mauricio Gallaga, que me golpeó con su rodilla en mi rodilla destrozando mis ligamentos y casi me retira del futbol” comentó un reflexivo Olvera.

Después de la lesión, el habilidoso jugador zurdo quedó inactivo casi un año entre su recuperación y rehabilitación y fueron las palabras de su família pero también la ayuda de un buen amigo lo que le mantuvieron con la ilusión intacta de seguir adelante.

“Gracias a la ayuda de Edgar Plasencia, quién me motivaba a ir al gimnasio, me invitaba a comer en su casa y siempre estuvo al pendiente de mí, fue muy importante en esta etapa de mi carrera y le estoy agradecido”, comentó Oscar.

A los 23 años me quedó tranferible y llegó a la segunda división con las águilas de Upaep que eran dirigidas por René Paúl Moreno, pero a mitad de torneo vendría la invitación que cambiaría la vida del jugador capitalino.

“Recibí la llamada de Carlos Daniel Jurado, su esposa Lupita Alemán, que siempre me trataron muy bien y de Gizleno Medina, me hicieron saber la posiblidad de ir a jugar a Perú, en el equipo de Cienciano, acepté la propuesta sin pensarlo y a los 3 días estaba viajando a Perú, a lo desconocido para mí pero con mucha fe de triunfar”.

El volante mexicano llegó a Cienciano por medio año solamente, pero después de un buen paso renovó por un año y se dio a conocer en Perú pero también llamó la atención de clubes en su país, y después de un año y medio volvió a la tierra que lo vio nacer para jugar con los Correcaminos de Tamaulipas, avalado por el entonces entrenador Osvaldo Batocletti (QEPD), capitán y entrenador historico de Tigres y que falleció apenas algunos días en la sultana del norte, pero después de media temporada los directivos de Cienciano lo volvieron a contactar para que regresara jugar a Cienciano de Cuzco dónde lograría una de las gestas más importantes de su historial al lograr el campeonato clausura, el primero en la historia del club, justo en el año del centenario.

“Fue un año increíble para mí, me tocó ser el mejor extranjero, el mejor 10, el mejor en asistencia de goles y me gané el cariño de la gente de cuzco que siempre me trató muy bien”, comentó el también apodado Charro por la afición de los rojos.

Cienciano disputaría la renombrada Copa Libertadores y “El Genio” Olvera quedaría en la memoria de la afición peruana por su actuación en la cancha y su gran trato con los aficionados, Olvera lograría también uno de sus sueños, ya que en el 2003 volvió a México a jugar con Tecos en primera división, a pedido del entrenador Julio César Uribe, el zurdo tuvo un buen año con un “trabuco” con el equipo de Tecos, ya que después de 8 años volvieron a una liguilla con grandes jugadores cómo Omar”La Pantera” Donizete y Reinaldo Navia comandando la delantera.

Oscar Olvera aún regresó a Perú para pelear la categoría con el Club Deportivo Universidad San Martín de Porres, dónde lograron mantener la categoría, “El Genio” aún jugó medio año más en el equipo de Melgar de Arequipa. en la provincia de Perú y concluyó una gran carrera jugando en su tercer país con el Xelajú de Guatemala, dónde en el año de 2006, después de platicar con su família y los más cercanos decide concluir una gran aventura en el deporte que le dio tantas alegrías pero que también pudo regalar increíbles momentos a los aficionados con su gran talento.

 

Su vida en el futbol amateur

Después de volver a México y tomar unos meses de descanso con la família, su amigo Javier “El Chino” Hernández lo contactó y le mencionó que podría seguir compitiendo y jugando en un buen equipo y en una gran liga, fue así cómo el también apodado “chapulín” en el país Inca llegó a los Pumas de Mazatecochco, uno de los equipos más importantes de la liga Chiautempan 86, en el estado de Tlaxcala, dónde ha sido multicampeón en la liga dominical, alternando partido con el equipo de Parque España, en la Liga Trujillo Soccer en Puebla, equipo dónde  también se ha corononado en varias ocasiones y le permite seguir disfrutando del deporte que más ama.

“Sin duda mi mejor etapa fue en el Cienciano de Cusco, dónde iniciamos una de las mejores épocas en su historia, hay muchos equipos grandes en Perú pero Cienciano ganó el campeonato en su centenario, dos años después Cienciano fue campeón de la sudamericana venciendo a River y posteriormente campeón de la Recopa venciendo a Boca”, externó el genio, que siempre recuerda con cariño y hace una mención especial a toda la afición del equipo de sus amores.

Por último el hijo de Neza que enamoró a Perú y pudo jugar profesionalmente en 7 equipos, agradeció a Dios por la oportunidad de lograr sus sueños, a sus papás y hermanos que siempre estuvieron a su lado y a varias personas que aunque no quiso mencionar uno por uno, comentó estar seguro que al leer estas letras recordarían de todo el apoyo y cobijo que han dado a este gran profesional y mejor persona.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[ Visitas: 1,200 | 1 visitas del día de hoy ]
Click para comentar

me quieres decir algo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más de Amateur