Siguenos en

Deporte Nacional

Perro Aguayo, el adiós a un grande

Por: Humberto Fernández

Todo las personas que aman  al llamado deporte de los costalazos,  está de luto. El miércoles 3 julio del 2019 quedará marcado por mucho tiempo en el deporte mexicano, al conocer una de las noticias más tristes dentro de la lucha libre y es que se dio a conocer que el gran Perro Aguayo había muerto.

Don Pedro Aguayo Damián, nacido en Nochistlan, Zacatecas en 1946, incursionó en la lucha libre en 1970, gracias a su estilo, la garra y el profesionalismo se ganó el respeto de los aficionados, convirtiéndolo en un ídolo.

El llamado Perro Aguayo elevó su popularidad gracias a su rudeza y forma de luchar, siendo uno de gladiadores más taquilleros de todos los tiempos y eso lo llevó a tener rivalidad con grandes sinodales pero la que más se recuerda fue con el Santo, máxima figura de este deporte, atreviéndose a retarlo por su máscara y aunque Aguayo perdería, a partir de ese combate, subiría a la cúspide.

Pero no sería hasta la década de los ochenta y noventa cuando el apodado Can de Nochistlán viviría sus mejores épocas y cómo no recordar  aquellas luchas sangrientas en el ya extinto Toreo de Cuatro Caminos ante Sangre Chicana, Villano III y los Brazos, o ganando máscaras como la de Konan, o aquél lleno en la Plaza México, en Triplemanía I, primer aniversario de la tres veces estelar AAA, venciendo al dinamita Mascara Año 2000, despojándolo de su tapa.

El final de los noventa fue electrizante, los amantes del pancracio vieron una de las guerras más encarnizadas de la historia  entre Aguayo  y Los Capos, aunque el Can salió victorioso en casi todos sus encuentros, no fue hasta aquella noche del 30 de marzo del 2001, donde el ídolo zacatecano disputaría su última lucha como profesional, apostando su cabellera ante el menor de los capos, el también fallecido Universo 2000.

El desenlace no fue el que se esperaba, el menor de los dinamita aplicaría un martinete, llave prohibida en la lucha libre y con ello dejaría en el retiro al Perro.

Don Pedro regresaría por última vez a un cuadrilátero en 2005, ahora junto a su heredero, Perrito Aguayo, enfrentando una vez más a los Hermanos Dinamita y ahí sería el cierre de una carrera exitosa.

Aguayo se caracterizó por no estar envuelto en escándalos, difícilmente aparecía en los medios  y no fue hasta 2015, la última vez que se le vio en público , en el funeral de su hijo.

Sin duda alguna ha quedado un gran hueco  difícil de cubrir dentro de la lucha libre mexicana. Ha muerto el luchador pero por siempre vivirá la layenda.

[ Visitas: 45 | 1 visitas del día de hoy ]
1 Comentario

1 Comentario

  1. Carlos David

    5 julio, 2019 at 4:10 am

    Buenos comentarios y crónica amigo

me quieres decir algo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más de Deporte Nacional